En esta pagina vamos a hablar sobre enfermedades de perros y los trastornos a los que están sometidos con mas frecuencia. También hablaremos de las manifestaciones clínicas que puede ayudar a instituir un diagnostico sumario.

¿Cómo proceder con las enfermedades de perros?

No hay que perder nunca de vista que, para la inmensa mayoría de los casos, lo que se debe hacer es llamar al veterinario inmediatamente, especialmente cuando los síntomas de la enfermedad del perro revelan una cierta gravedad patológica.

Nos dirigimos particularmente a los enfermedades de los perros neófitos, puesto que los criadores de perros (con su experiencia acumulada durante años) están en mejor disposición para discernir si la intervención del sanitario debe producirse con urgencia. O después de una atenta observación, mas o menos breve, o si la propia intervención puede hacerse menor.

En esta pagina encontrarás consejos prácticos sobre las enfermedades de perros mas frecuentes. También te enseñaremos a tomar el pulso, la manera de tomar la temperatura o como suministrar los medicamentos.

Enfermedades de perros: Abscesos

Los abscesos son acumulaciones de pus en el tejido orgánico de los perros. Sus orígenes son diversos, debido a lesiones traumáticas, heridas superficiales, heridas profundas, compresiones, contusiones, penetración de cuerpos extraños.

Un síntoma que destaca en todos los abscesos es la fluctuación que se advierte palpando la región a examen con dos dedos. Transmiten la variación de las presiones a través del liquido contenido en la cavidad subcutánea.

Los abscesos de los perros tienen tendencia a abrirse camino hacia el exterior, evacuando el pus de forma natural. Después de la aplicación de emplastos calientes, se interviene con el bisturí para favorecer la abundante salida del pus.

El medico veterinario quirúrgico procederá al vaciamiento completo, practicando una amplia incisión con el fin de poder medicar profundamente mediante lavados antisépticos y antibióticos.

Enfermedades de perros: Anemia

La anemia en los perros es una condición patológica relativa a la reducción de los eritrocitos o de la hemoglobina, o de ambos. Las anemias se distinguen en idiopáticas (anemia  como fenómeno fundamental) y sintomáticas (anemia como síntoma secundario de otra enfermedad). En relación con la evolución de la anemia se diferencian en agudas y crónicas.

La anemia aguda se da en casos de rotura de órganos internos (hígado, bazo, útero), por intervenciones quirúrgicas o por erosiones de los grandes vasos sanguíneos, seguidos de tumores o procesos infecciosos a causa de la coagulación.

La terapia esta en relación con el tipo y la naturaleza de la hemorragia. Cuando esta es interna, por lo cual no es no es posible detener eficazmente la afluencia de sangre, la única intervención útil que puede hacerse es colocar al perro enfermo en posición ventrodorsal, en absoluta inmovilidad, para reducir al máximo los fenómenos de anemia cerebral y, al mismo tiempo favorecer el trombo en espera de la intervención del veterinario.

La anemia crónica en los perros se observa seguida por hemorragias, que pueden prolongarse incluso por periodos relativamente largos. En general, los puntos mas frecuentes de hemorragia crónica en los perros son los riñones y la vesícula urinaria. Como primera intervención a efectuar debe detenerse lo mas rápidamente posible la hemorragia, incluso en los casos en que su localización no sea fácil.

La anemia de los perros por deficiencias alimentarias puede observarse en todos los casos en los que las raciones no están completadas con todas la sustancias indispensables para la producción de la hemoglobina y de los eritrocitos.

En casos experimentales se han observado anemias en perros alimentados con dietas carentes de determinadas vitaminas (A,B,C) y de elementos minerales (cobre, hierro, molibdeno, cobalto).

Las garrapatas como ectoparásitos, pueden provocar la anemia en los perros, la simple eliminación de los parásitos puede ser suficiente en la mayoría de las veces, para devolver al organismo a su estado normal.

Los cuidados apropiados de nuestro perro, junto con la suministración de productos antianemicoses una terapia eficaz para evitar que nuestro perro tenga anemia.

Enfermedades de perros: Estomatitis

La estomatitis, es la inflamación de la mucosa que recubre la cavidad de la boca del perro. Puede extenderse por toda la cavidad oral del perro, o estar localizada o circunscrita a una o mas partes de la boca.

Encontramos una estomatitis simple o catarral, y otra de carácter ulcerosa o gangrenosa. En general, se manifiesta con el enrojecimiento de la boca del perro y la producción de mocos o saliva, acompañada de exhalación de mal olor.

El remedio se orienta hacia el aislamiento de la causa y con la aplicación de lavados a base de soluciones astringentes y antisépticas al perro.

Obesidad en los perros

La obesidad en los perros es un engrosamiento anormal de los perros que viven en los salones, especialmente en los perros adultos o viejos. Se produce normalmente en los perros castrados (machos y hembras), la insuficiencia de movimiento y la alimentación abundante son factores que favorecen , de manera irremediable, el tejido adiposo en todas las partes del cuerpo del perro.

Muchas veces se observa perros grasos que no están sometidos a una alimentación abundante, tales engrosamientos pueden ser debido a un desequilibrio orgánico capaz de alterar de alterar la relación entre las unidades nutritivas ingeridas y aquellas eliminadas normalmente por el organismo. Se produce, en pocas palabras, una relajación del recambio normal, causado por una falta de oxidación y combustión de los alimentos, por parte del proprio organismo del perro.

La disfunción del sistema glandular endocrino, de manera especial por disfunción del tiroides y de las glándulas típicamente sexuales, puede influir también de forma negativa.

Los perros obesos se vuelven perezosos y descuidados, lentos de movimientos, a causa de su cuerpo voluminoso y deforme.

Las perras obesas pueden volverse estériles o tener preñeces atípicas, de difícil solución en el parto.
La curación de la obesidad en los perros debe orientarse mas hacia la profilaxis que hacia la verdadera terapia. Es necesario reducir las raciones cotidianas, manteniendo un régimen cárnico con verduras cocidas, además de la leche.

Las pastas y el pan en pequeñas cantidades, así como el azúcar y la sal, deben reducirse a los mínimos fisiológicamente indispensables, en relación con una ración mixta.

El movimiento y los paseos progresivos cooperan en gran medida a mantener en buena forma al perro, además, sometido a un régimen alimenticio.

La terapia medicamentosa debe limitarse a una cura depurativa iodico-yodurica, juntamente con purgaciones salinas sistemáticas. Las curas hormonales u opoterápicas deben limitarse a los casos mas graves, siendo de exclusiva competencia del veterinario.

Prácticamente, solo con la reducción de la cantidad de alimentos, el movimiento y un día de ayuno semanal, puede ayudar mucho la problema de la obesidad del perro, con un sensible adelgazamiento general.

Enfermedades de los ojos

A continuación puedes ver un listado de las enfermedades para perros de los ojos más comunes.

Blefaritis: Es la inflamación de los parpados, causada por hechos traumáticos o por punciones de espinas y picaduras de insectos. Si es el caso de tu perro debes lavarlo inmediatamente con una solución bórica al 3%, aplicar emplastes templados y pomadas antisépticas y sedantes de uso oftálmico.

Conjuntivitis:
 Esta puede ser aguda o crónica, catarral, o purulenta. En el caso de esta enfermedad en los perros, se debe efectuar lavados cuidadosos con solución bórica y aplicación de colirios o pomadas a base de sulfamidas y antibióticos. Mantener al perro enfermo en reposo, resguardado de la luz y en un lugar donde nadie lo moleste.

Queratitis:
 Es la inflamación de la cornea con opacamiento, circunscrito o difuso de la cornea. La cura de esta enfermedad es igual que para la conjuntivitis, con medicamentos locales a base de pomadas oftálmicas al oxido amarillo de mercurio, alternadas con pomadas antibióticas.

Cataratas:
 Las cataratas se dan con mayor frecuencia en perros de edad avanzada y en casos de golpes violentos o enfermedades como la diabetes, o bajo la acción de sustancias toxicas.

La curación medica de esta enfermedad, que, generalmente, sirve para detener la lesión mas que para curarla, se basa en la instalación de colirios a base yoduro de potasio y cloruro de calcio.

La cura quirúrgica de esta enfermedad, no se produce con grandes resultados a causa de la dificultad de contención postoperatoria, por la imposibilidad de sustituir, como en las personas, la ausencia de cristalino con lentes apropiados.

Enfermedades de las orejas

A continuación puedes ver un listado de las enfermedades para perros de las orejas más comunes.

Ulcera del Pabellón: Esta enfermedad es frecuente en los perros de orejas largas, con presencia de pequeñas heridas en el margen externo de la oreja. Se cura con polvos de cicatrizantes y soluciones al clorofenicol, fijando las orejas del perro con un vendaje a fin de evitar hemorragias al mover las orejas.

Otohematoma: Es el derramamiento sanguíneo entre el cartílago y la piel de la oreja del perro. La cura consiste en sajar la tumefacción, medicar al perro con lavados antisépticos y practicar un vendaje racional, a fin de evitar complicaciones hemorrágicas.

Otitis externa: Es la inflamación del conducto auditivo externo, causada por suciedad o por la presencia de cerumen. Algunas veces, en cambio, la causa debe buscarse en la presencia de cuerpos extraños en las orejas del perro.

Otitis media: Es la inflamación de la cavidad del tímpano debido a la presencia de cuerpos extraños o a lesiones traumáticas. A menudo es una complicación de la otitis externa.

Otitis interna: Esta en la practica se produce muy raramente y es muy difícil distinguirla de la otitis media. Los síntomas principales de esta enfermedad en los perros son, la sordera, fiebre, vértigo, síntomas nerviosos.

Otitis parasitaria: Es causada por la presencia de un parásito del conducto auditivo del genero de los ácaros de sarna, llamado «simbiontes auriculares». El diagnostico debe confirmarse con un examen microscópico. Los perros afectados por esta enfermedad se sacuden y se rascan rabiosamente presos de verdaderas crisis nerviosas.

Soluciones generales para todas las otitis

Es muy importante limpiar las orejas del perro cuidosamente e instalar gotas a base de antibióticos y sedantes. Para la otitis parasitaria es aconsejable, previa limpieza del conducto auditivo, medicar profundamente la parte afectada con preparados anisárnoslos.

Es útil siempre practicar, junto a la cura local, una cura general a base de sulfamidas y antibióticos.

Deja una respuesta