El agility para perros, para quien no lo sepa, es un deporte canino, derivado de los concursos de caballos, en el que el perro, conducido por su guía. Consiste en sortear una serie de obstáculos en el menor tiempo posible.

Ventajas del agility para perros

En los últimos tiempos está tomando cierto auge, ya que tiene algunas ventajas sobre otros deportes caninos más tradicionales. A continuación puedes ver las ventajas más importantes:

  • Lo puede practicar todo el mundo. Los obstáculos se adaptan al tamaño del perro y puede practicarlo cualquier raza.
  • Es divertido y dinámico para perro y guía. Practicarás deporte junto a tu perro y ambos os beneficiaréis de ello.
  • Al ser un deporte en equipo, mejora mucho el vínculo y la complicidad con el perro.
  • Es motivante para el perro, que tendrá que aprender muchos ejercicios, y para el guía, que tendrá que encontrar la forma de comunicar al perro lo que quiere en cada momento.
  • Es vistoso para los espectadores.
  • Se puede practicar como simple ocio, o participar en las competiciones que se organizan a nivel nacional e internacional.
  • No es complicado. Los perros aprenden bastante rápido y en pocos meses estaremos realizando pistas completas.

Como en todo, cada persona se puede acercar a practicar Agílity con objetivos diversos: desde el que quiere competir y buscar buenos resultados, hasta el que sólo quiere pasar un rato divertido junto a su perro. En cualquier caso el primer paso exigido suele ser un adiestramiento básico, que lo pueden impartir en el propio club de agility para perros al que te dirijas, o recibirlo en otro lugar o con un adiestrador a domicilio.

Los obstáculos del agility para perros

Aunque en cada club pueden variar algo los obstáculos en materiales y medidas, en general todos los agility para perros están adaptados al reglamento de la R.S.C.E, y se busca, sobre todo, la seguridad del animal.

Dependiendo de la acción que deba realizar el perro podemos clasificar los obstáculos en diferentes grupos: saltos, obstáculos de contacto, túneles y obstáculos complementarios.

Saltos

Vallas
Son los saltos típicos. Consistente en dos soportes laterales sobre los que apoya una barra que ha de permanecer en su lugar sin que el perro la derribe al saltar. Su altura obscila entre los 40 cm para los perros más pequeños, hasta los 75 cm para los más grandes. La anchura mínima es de 120 cm.

Neumatico o aro:
Es un neumático o similar colocado de forma que el perro pueda saltar a través del mismo. Su diámetro mínimo será de 38 cm, y su altura se adapta a los diferentes tamaños de perro.

Salto de longitud:
Consiste en una serie de plataformas inclinadas (entre 4 y 5), la mayor de 28 cm de altura, colocadas una junto a otra para formar un salto largo de entre 60 y 150 cm.

Viaducto o muro:
Salto similar a las vallas, pero asemejando un muro o puente sobre el que el perro debe saltar. En este caso el perro no ve lo que hay detrás del salto. La parte superior es móvil, de forma que si la roza caerá y penalizará el salto.

Obstáculos de contacto

Llamados asi porque tienen zonas marcadas con diferente color que el perro debe pisar (contactar) a la entrada y salida del obstáculo.

Rampa o empalizada:
Está formada por dos estructuras rectangulares que se unen en ángulo recto con forma de A. El ancho suele ser de 1 metro y la altura máxima entre 1,7 y 1,9 metros.

Empalizada:
Está formada por dos rampas y un puente entre ellas. La altura máxima oscila entre los 1,2 y 1,35 metros y el largo de cada tramo entre los 3,65 y 4,25 metros. El ancho por el que pasan los perros varía entre los 30 y los 40 cm.

Balancín:
Se trata de un balancín, parecido a los columpios de «sube y baja» para niños. Sus dimensiones oscilan entre los 3,65 y 4,25 metros, con un ancho entre 30 y 40 cm. El perro debe subir y correr hacia el otro extremo, de forma que el balancín oscile y le permita bajar.

Túneles

Túnel Rígido:
Es un túnel abierto en sus dos extremos, cuya longitud va de los 3 a los 6 metros. El diámetro es de 60 cm. y puede colocarse recto o formando curvas, ya que es articulado.

Tunel de lona o ciego:
Formado por un túnel rígido de 90 cm al que se une otro de lona. Se llama ciego porque la lona queda plegada y el perro no verá la salida del túnel, siendo su propio impulso el que vaya abriendo el paso.

Obstáculos complementarios

Mesa:
Mesa cuadrada de entre 90 y 120 cm de lado, con altura máxima de 60 cm. El perro debe subir y permanecer en ella hasta que el juez da orden de continuar (5 segundos normalmente).

Slalom:
Consiste en una sucesión de postes colocados en línea recta y separados 60 cm unos de otros. El perro deberá pasar entre ellos haciendo un movimiento de zigzag.

¿Cómo es una pista de agility?

Una pista o recorrido completo de agility para perros suele constar de una sucesión de 16 a 20 obstáculos. En competición es el juez de pista quien decide el recorrido. Las dimensiones mínimas del terreno para instalar una pista completa es de 40 x 20 metros.

Los perros en competición se dividen en 3 categorías (grados I, II y III). Las pistas de grado III serán las de mayor complicación.

Existen diferentes técnicas para conducir al perro en agility. En algunos casos el perro está condicionado para seguir al guía y no afrontar ningún obstáculo si no media una orden de este. Otros perros recorren la pista afrontando cada obstáculo que tienen delante mientras el guía no les indique otra cosa.

Un buen perro de agility debe tener una compenetración extrema con su guía. Cuantos más comandos seamos capaces de trasmitir al perro mas posibilidades tendrá de completar la pista con éxito.

Algunos comandos de los más utilizados en agílity para perros son: salta, sube, toca, gira a la derecha, gira a la izquierda, sigue recto, espera, despacio, deprisa, rodea un obstáculo, pasa el slalom, etc…

En agility para perros se trabajan muchos aspectos que van a ser aplicables a la vida cotidiana: obediencia, atención al guía, estabilidad o distancia de trabajo.

¿Dónde practicarlo?

Si quieres practicar agility no hace falta que tengas intención de competir, aunque siempre puedes hacerlo si ves que te gusta. Lo normal es practicarlo por diversión y disfrutar con el perro a la vez que mejoráis vuestra relación y aumentas tu control sobre él.

Lo mejor es que busques algún club cercano a tu domicilio y ellos te proporcionarán todo lo necesario: pista, instrucción, obstáculos de pre-agílity. Visita el siguiente de la R.S.C.E para ver los clubes disponibles cerca de ti.

Puedes ver si hay algún club de agility para perros cerca de casa y preguntar sus normas de ingreso. Normalmente se suele pasar un periodo de adiestramiento en obediencia y otro de pre-agility o aprendizaje en obstáculos de tamaño reducido, antes de pasar a los obstáculos y pistas completas.

Donde vayas, procura sentirte cómodo con las indicaciones y con los métodos de enseñanza. No todas las técnicas son iguales, pero lo principal es el respeto al perro y que tu te sientas bien con lo que haces.

Deja una respuesta